Que se detenga el tiempo

24.11.22


 

Siempre que voy a mi lugar favorito en el mundo, esté mucho tiempo o dos días, siempre, siempre, siempre me leo al menos un libro y esta vez fue el turno de: Que se detenga el tiempo de Irene Romo.

 

Ada está huyendo de su vida y se marcha lejos, muy lejos, en concreto hasta el lugar en el que fue tan feliz y llevaba tanto tiempo sin pisar. Siente la necesidad de escapar porque solo así podrá reiniciar su vida y que nadie la juzgue, nadie la critique y que pueda acallar todas esas voces que la tienen martirizada. Quiere huir del dolor, lo que no contaba es que no le resultará fácil y habrá personas que le reabrirán viejas heridas, entre ellas Enol, un factor con en el que no contaba y complica más la ecuación de su vida.

 

Con una manera de escribir en el que los sentimientos salen desde las entrañas descubrimos a una Ada rota pero no acabada. Me gusta de su personalidad que aunque se castiga por un error del pasado, en el fondo tiene esa energía que le hace seguir a no sabe donde, pero no se rinde. Aunque ella no lo vea es una mujer muy fuerte, justa y crítica. Quise abrazar a la protagonista y ser esa amiga, la típica que cuando estás mal te da los clínex para que se sonase los mocos y es que Ada es puro amor.

 

De Enol destacar que además de ser un buenazo, tiene ese punto testarudo y de viejoven que roba el corazón.

 

Los secretos que esconde la novela no los desvelaré porque de verdad que merece mucho la pena la historia y perderte entre las páginas hasta que lo acabas. No sé vosotras, pero he pasado de no saber dónde estaba Cudillero a querer pasarme por allí un puente a ver si me encuentro con Enol y Ada.



¿Lo habéis leído? ¿Qué os ha parecido?

 

Stonehenge

23.10.22

Hoy os quiero hablar de Stonehenge. No sé si conocíais este sitio, pero creo que vais a tener muchas ganas de conocerlo a partir de lo que os cuente a continuación. Os prometo que es un lugar muy interesante.



Stonehenge es, dicho de forma resumida, una construcción megalítica de estructura circular que formaba parte de otro aún mayor, pero del que apenas quedan restos. Se calcula que tiene más de 5000 años de antigüedad y nadie sabe con seguridad la finalidad para la que se erigió. Lo cierto es que, el hecho de que se alinee con la puesta de sol en el solsticio de invierno y el nacimiento del sol en el solsticio de verano,
parece que tiene algo que ver en su construcción. Por eso, Stonehenge tenía que estar sí o sí en Seguí a mi intuición y me dejé llevar.

Mark quiere ir allí porque tiene un motivo muy importante y Aitana sin saberlo también. Investigar sobre este lugar fue una de mis partes favoritas en la etapa de documentación e igualmente al escribir la novela por todo lo que rodea al famoso círculo de piedras. Si tenéis curiosidad, os recomiendo mucho que busquéis algún vídeo sobre el solsticio de verano allí, debe ser increíble. En un lugar así, con el ambiente que rodea, con el punto en el que se encuentran los protagonistas de Seguí a mi intuición y me dejé llevar, Stonehenge supone un punto de inflexión de la novela, quizás el más importante y del que dejo a continuación un fragmento:


Vamos a ver la puesta de sol allí, pero sobre todo, el amanecer. Somos dos más de los cientos de hombres y mujeres, la mayoría jóvenes, que nos dirigimos en masa a ver el espectáculo que regala la naturaleza una vez al año. Siempre he oído que es sanador y eso es justo lo que necesito. (…)

La gente que nos rodea va cantando y bailando todo el camino, el ambiente es increíble. Una comunidad de personas que solo quiere una cosa: pasárselo bien disfrutando de un momento casi mágico.


A partir de aquí las vidas de Mark y Aitana dan un cambio, para bien o para mal, eso está en la novela.
¿Y tú? ¿Conocías Stonehenge? ¿Lo has visitado?


Viajes con amigas

15.10.22

Hola, hola.

✨En mi opinión viajar es una de las mejores cosas que se pueden hacer en esta vida. No solo por el viaje en sí, sino por la ilusión previa con la que se organiza, porque descubrir lugares que no conoces te hace desconectar del día a día...

✨Si además de viajar lo haces con amigas, te aseguras todo lo anterior, más la dosis de recarga de pilas, compartir confidencias, risas y, ¿por qué no? anécdotas. Por eso, te propongo una cosa, y es que acompañes a Clara y a sus amigas, en 𝐒𝐞𝐠𝐮í 𝐚 𝐦𝐢 𝐢𝐧𝐭𝐮𝐢𝐜𝐢ó𝐧 𝐲 𝐦𝐞 𝐞𝐧𝐚𝐦𝐨𝐫é 𝐝𝐞𝐥 𝐭𝐮𝐫𝐜𝐨, en un viaje que les cambiará la vida. Te aseguro una historia emocionante, un protagonista masculino ante el que caerás rendida y podrás soñar con los ojos abiertos. Aquí te dejo un fragmento:

𝐍𝐨 𝐡𝐞𝐦𝐨𝐬 𝐟𝐚𝐜𝐭𝐮𝐫𝐚𝐝𝐨, 𝐩𝐨𝐫 𝐥𝐨 𝐪𝐮𝐞 𝐦𝐢𝐬 𝐚𝐦𝐢𝐠𝐚𝐬 𝐧𝐚𝐝𝐚 𝐦á𝐬 𝐬𝐚𝐥𝐢𝐫 𝐝𝐞𝐥 𝐚𝐯𝐢ó𝐧 𝐬𝐞 𝐡𝐚𝐧 𝐩𝐫𝐨𝐩𝐮𝐞𝐬𝐭𝐨 𝐛𝐚𝐭𝐢𝐫 𝐞𝐥 𝐫é𝐜𝐨𝐫𝐝 𝐝𝐞 𝐯𝐞𝐥𝐨𝐜𝐢𝐝𝐚𝐝 𝐜𝐨𝐧 𝐦𝐚𝐥𝐞𝐭𝐚 𝐞𝐧 𝐦𝐚𝐧𝐨 𝐝𝐞𝐥 𝐚𝐞𝐫𝐨𝐩𝐮𝐞𝐫𝐭𝐨 𝐲 𝐬𝐚𝐥𝐞𝐧 𝐜𝐨𝐫𝐫𝐢𝐞𝐧𝐝𝐨. 𝐄𝐧 𝐦𝐞𝐧𝐨𝐬 𝐝𝐞 𝐜𝐢𝐧𝐜𝐨 𝐦𝐢𝐧𝐮𝐭𝐨𝐬 𝐥𝐥𝐞𝐠𝐚𝐦𝐨𝐬 𝐚𝐥 𝐜𝐨𝐧𝐭𝐫𝐨𝐥 𝐝𝐞 𝐩𝐚𝐬𝐚𝐩𝐨𝐫𝐭𝐞𝐬. 𝐋𝐮𝐢𝐬𝐚 𝐲 𝐲𝐨 𝐞𝐬𝐭𝐚𝐦𝐨𝐬 𝐚 𝐩𝐮𝐧𝐭𝐨 𝐝𝐞 𝐩𝐞𝐝𝐢𝐫 𝐮𝐧 𝐦é𝐝𝐢𝐜𝐨 𝐩𝐚𝐫𝐚 𝐪𝐮𝐞 𝐧𝐨𝐬 𝐩𝐨𝐧𝐠𝐚 𝐨𝐱í𝐠𝐞𝐧𝐨. 𝐆𝐞𝐦𝐦𝐚, 𝐞𝐧 𝐜𝐚𝐦𝐛𝐢𝐨, 𝐞𝐬𝐭á 𝐜𝐨𝐦𝐨 𝐬𝐢 𝐚𝐜𝐚𝐛𝐚𝐫𝐚 𝐝𝐞 𝐬𝐚𝐥𝐢𝐫 𝐝𝐞 𝐥𝐚 𝐝𝐮𝐜𝐡𝐚, 𝐞𝐬𝐭𝐮𝐩𝐞𝐧𝐝𝐚, 𝐬𝐢𝐧 𝐝𝐞𝐬𝐩𝐞𝐢𝐧𝐚𝐫𝐬𝐞 𝐬𝐢𝐪𝐮𝐢𝐞𝐫𝐚. 𝐌𝐢𝐬 𝐚𝐦𝐢𝐠𝐚𝐬 𝐞𝐧𝐭𝐫𝐞𝐠𝐚𝐧 𝐞𝐥 𝐩𝐚𝐬𝐚𝐩𝐨𝐫𝐭𝐞 𝐚𝐥 𝐚𝐠𝐞𝐧𝐭𝐞 𝐪𝐮𝐞 𝐥𝐚𝐬 𝐚𝐭𝐢𝐞𝐧𝐝𝐞 𝐜𝐨𝐦𝐨 𝐬𝐢 𝐥𝐞𝐬 𝐟𝐮𝐞𝐫𝐚 𝐚 𝐟𝐢𝐫𝐦𝐚𝐫 𝐮𝐧 𝐚𝐮𝐭ó𝐠𝐫𝐚𝐟𝐨.

¿Te vienes?

💗Si es así, tienes esta historia y todas las demás en Amazon y KU , o si los prefieres firmados solo tienes que mandarme un MD o acudir a mi web: www.beatrizgant.com 💗

EL ESCENARIO

22.9.22


A la hora de escribir el escenario es clave para enmarcar la historia. Si imaginamos un bosque con árboles grandes y el silbido helador del viento rozando sus ramas. Muy probablemente nos pondremos alerta a lo que pueda venir.

Si, en cambio, se dice que “ me fijo en mi aspecto, el traje caro me sienta muy bien. Me acabo de afeitar y llevo mi pelo negro engominado hacia atrás, lo tengo bastante largo, me llega hasta casi los hombros. No soy amigo de las cremas, así que me he tenido que duchar con agua helada para quitarme el cansancio y mostrar un aspecto más saludable”.  Aunque no hubiese dicho en este fragmento de Ojalá no fueras tú que Jon estaba en una habitación arreglándose, se habría intuido de la descripción.


Por eso, tan importante es el escenario como la escena en sí misma. En mi opinión conviene dar los detalles justos que ayuden al lector a saber dónde está el personaje e imaginarse el entorno sin dar muchos detalles porque de lo contrario la historia perderá fluidez, y si eso ocurre el lector es probable que acabe abandonando la historia. Además que como escritora, tampoco es interesante, ya que si contamos demasiado el capítulo se llenará de líneas y elementos que no aportan nada y luego cuesta más retomar la acción de los personajes. En cambio si contamos muy poco, el lector no conseguirá sumergirse en la escena y la novela será una sucesión de capítulos donde los personajes “solo hacen cosas y hablan” con la consiguiente pérdida de calidad. Entonces la pregunta del millón, ¿cómo saber dónde está el punto medio? 

Pues siendo autocrítica y controlándote. Si sabes que eres un escritora que tiende a extenderse mucho, valora qué puedes eliminar y la respuesta a esta pregunta no puede ser nada. ¡Mentira! Seguro que algo puedes quitar. 

En cualquier caso sé consciente de que habrá escenas que salgan mejor y otras peor, es normal. Escribir una novela, salvo que sea un relato muy breve, no suele hacerse en un solo día, y nos influye mucho nuestro entorno. Si un día estás cansada no vas a escribir igual de bien que un día que no lo estés, al igual que si estás en el estado de gracia de los escritores ese día las palabras fluirán solas y no tendrás casi esforzarte, pero de eso hablaré otro día. De todas formas por mucho que lo intentes no todas las escenas estarán igual de bien ambientadas y no pasa nada. Siempre podrás reforzarlas más adelante como por ejemplo hice aquí:

“Todo para tratar de disimular que llevo días comiendo mal y que apenas duermo desde hace una semana. Hoy más que nunca tengo que dar buena imagen.
Tengo una mezcla de sensaciones contradictorias. Por momentos estoy contento, feliz de que haya llegado este día, y en otros siento que me muero por dentro. Las mentiras, el pasado y las circunstancias fueron demasiado. Yo fui demasiado.”

Continué la escena para remarcar que Jon está nervioso y que se va a enfrentar a un día importante. Ambos párrafos ayudan a saber en qué espacio está (la habitación), el estado anímico del personaje y la ducha de agua helada sirve tanto para espabilar al personaje, como para castigarse a sí mismo por algo de lo que se siente culpable y que se descubre más adelante en la historia.

En definitiva, escribir no es fácil se requiere técnica y experiencia. A hacer escenas se aprende escribiendo y leyendo, así que paciencia y saldrán como quieres.

Un abrazo.


Qué guapa estás, tía

✨Nos pasamos la vida con el boli rojo a cuestas y nos preocupamos poco por decir las cosas bonitas que pensamos de verdad de las demás, como por ejemplo las frases de "qué guapa estás", "qué bien te sienta ese color, o, "ese vestido te sienta genial", y es absurdo porque muchas veces son capaces de levantarnos el ánimo en un día de mi*rda, o simplemente sacarnos una sonrisa. Estamos tan centradas en el día a día que se nos olvida lo más importante, nosotras y las demás.

✨Así que desde este miniespacio del mundo propongo sacarnos sonrisas mutuas y es que cuando las mujeres nos proponemos ser buenas amigas somos las mejores. Como por ejemplo en Sí, siempre fuiste tú, Cris lo estaba pasando mal y sus amigas se presentan en donde está a levantarle el ánimo, demuestran que las amigas de verdad siempre están, y que consigue sacarle una sonrisa en un mal momento, por aquí os dejo un fragmento.

𝐸𝑠𝑡𝑒 𝑒𝑠 𝑒𝑙 𝑎𝑞𝑢𝑒𝑙𝑎𝑟𝑟𝑒 𝑚𝑎́𝑠 𝑡𝑟𝑖𝑠𝑡𝑒 𝑑𝑒 𝑛𝑢𝑒𝑠𝑡𝑟𝑎 𝑣𝑖𝑑𝑎. 𝐿𝑜𝑠 𝑜𝑡𝑟𝑜𝑠 𝑠𝑖𝑒𝑚𝑝𝑟𝑒 𝑒𝑠𝑡𝑎𝑏𝑎𝑛 𝑙𝑙𝑒𝑛𝑜𝑠 𝑑𝑒 𝑟𝑖𝑠𝑎𝑠, 𝑐𝑒𝑟𝑣𝑒𝑧𝑎, 𝑠𝑒𝑠𝑖𝑜𝑛𝑒𝑠 𝑑𝑒 𝑚𝑎𝑛𝑖𝑐𝑢𝑟𝑎, 𝑏𝑒𝑙𝑙𝑒𝑧𝑎, 𝑑𝑒 𝑐𝑜𝑚𝑝𝑟𝑎𝑠 𝑜 𝑠𝑖𝑚𝑝𝑙𝑒𝑚𝑒𝑛𝑡𝑒 𝑢𝑛𝑎𝑠 𝑐𝑜𝑝𝑎𝑠 𝑒𝑛 𝑎𝑙𝑔𝑢́𝑛 𝑠𝑖𝑡𝑖𝑜 𝑑𝑒 𝑚𝑜𝑑𝑎 𝑑𝑒 𝑙𝑎 𝑐𝑎𝑝𝑖𝑡𝑎𝑙. 𝐸𝑙 𝑑𝑒 ℎ𝑜𝑦 𝑒𝑛 𝑐𝑎𝑚𝑏𝑖𝑜 𝑒𝑠𝑡𝑎́ 𝑠𝑢𝑠𝑡𝑖𝑡𝑢𝑖𝑑𝑜 𝑝𝑜𝑟 𝑡𝑎𝑧𝑎𝑠 𝑑𝑒 𝑖𝑛𝑓𝑢𝑠𝑖𝑜́𝑛 𝑦 𝑡𝑎𝑟𝑡𝑎 𝑑𝑒 𝑧𝑎𝑛𝑎ℎ𝑜𝑟𝑖𝑎 𝑞𝑢𝑒 ℎ𝑎 𝑡𝑟𝑎𝑖́𝑑𝑜 𝑢𝑛𝑎 𝑑𝑒 𝑚𝑖𝑠 𝑎𝑚𝑖𝑔𝑎𝑠, 𝑦 𝑚𝑜𝑐𝑜𝑠, 𝑚𝑢𝑐ℎ𝑜𝑠 𝑚𝑜𝑐𝑜𝑠. 𝑀𝑒 𝑑𝑒𝑗𝑎𝑛 𝑒𝑙 𝑡𝑟𝑜𝑧𝑜 𝑚𝑎́𝑠 𝑔𝑟𝑎𝑛𝑑𝑒 𝑦 𝑙𝑜 𝑎𝑔𝑟𝑎𝑑𝑒𝑧𝑐𝑜 𝑐𝑜𝑛 𝑠𝑖𝑛𝑐𝑒𝑟𝑖𝑑𝑎𝑑. 𝐸𝑠 𝑢𝑛𝑎 𝑚𝑎𝑛𝑒𝑟𝑎 𝑚𝑎́𝑠 𝑑𝑒 𝑑𝑒𝑚𝑜𝑠𝑡𝑟𝑎𝑟𝑚𝑒 𝑞𝑢𝑒 𝑚𝑒 𝑞𝑢𝑖𝑒𝑟𝑒𝑛 𝑦 𝑠𝑖𝑒𝑛𝑑𝑜 𝑡𝑎𝑛 𝑔𝑜𝑙𝑜𝑠𝑎𝑠 𝑐𝑜𝑚𝑜 𝑠𝑜𝑚𝑜𝑠, 𝑠𝑒́ 𝑞𝑢𝑒 𝑒𝑠 𝑢𝑛 𝑎𝑐𝑡𝑜 𝑑𝑒 ℎ𝑒𝑟𝑚𝑎𝑛𝑑𝑎𝑑 𝑠𝑜𝑙𝑜 𝑟𝑒𝑠𝑒𝑟𝑣𝑎𝑑𝑜 𝑝𝑎𝑟𝑎 𝑙𝑎𝑠 𝑔𝑟𝑎𝑛𝑑𝑒𝑠 𝑜𝑐𝑎𝑠𝑖𝑜𝑛𝑒𝑠.